LIBROS PUBLICADOS

  • AVENTURA EN UNA ALDEA FANTASMA (formato kindle) Serie: Amigos Aventureros.
  • UN ENIGMA SINIESTRO (formato kindle) Serie: Amigos Aventureros.
  • EL MISTERIO DEL CAPITÁN "TRUENO" (formato kindle) Serie: Amigos Aventureros.
  • EL MISTERIO DEL SÍMBOLO "AL" (formato kindle)
  • DESTINO MISTERIOSO (formato kindle)
  • UN CASO RETORCIDO (formato kindle) Novela policíaca.
  • EL ENIGMA DE LA ROSA NEGRA (Ed. Bruño) Serie: Aventureros en Acción)
  • LA SOMBRA DE UNA DUDA (Ed. del Azar)
  • EN AQUELLA PARED NORTE (Ed. Barrabés)
  • EL SECRETO DEL CASERÓN ABANDONADO (Ed. Bruño) Serie:Aventureros en acción 1 Disponible en catalá (EL SECRET DEL CASALOT ABANDONAT)
  • EL MISTERIO DE LOS CACHORROS DESAPARECIDOS (Ed. Bruño) Serie: Aventureros en acción 2
  • MIEDO Y MISTERIO EN LOS PIRINEOS (Ed. Bruño) Serie: Aventureros en acción 3
  • UN DESCUBRIMIENTO DIABÓLICO (Ed. Bruño) Serie: Aventureros en acción 4
  • MISTERIOS DESDE EL PARAPENTE (Ed. Bruño) Serie: Aventureros en acción 5

viernes, 17 de agosto de 2007

VISIÓN FATAL

VISIÓN FATAL
Joe McGinnis

EDICIONES B, S.A
Título original: FATAL VISION (1985)
Traducción: Carme Camps
1ª edición: Mayo 1997
Género: Investigación – Historia real.
Páginas: 958

ARGUMENTO:

Por desgracia, hablar de argumento en este caso es hacerlo sobre un trágico hecho real.

El 17 de febrero de 1970, el médico del ejército Jeffrey McDonald, residente junto con su familia en Fort Bragg, en un apartamento para oficiales, llamó a primera hora de la mañana pidiendo ayuda desde su casa. Su esposa (Colette) y sus dos hijas (Kimberly y Kristen, de 5 y 2 años) habían sido asesinadas y él se hallaba herido.

El piso era un baño de sangre y la brutalidad del crimen tremenda. Las heridas de McDonald, por el contrario, todas poseían un carácter leve excepto una, muy cercana al pulmón o corazón, y que requería hospitalización.

Desde un primer momento, la investigación se hizo de forma chapucera: Hombres entrando y saliendo de la casa, moviendo muebles, pisando por todas partes y hasta levantando una planta caída durante un supuesto forcejeo, entre muchas otras cosas. Pese a que McDonald balbuceaba que se había quedado dormido en el sofá y sólo despertó cuando una banda de hippies le atacó e inmovilizó y que con ellos iba una mujer con larga melena rubia, nadie acordonó las salidas de Fort Bragg ni se buscó a esa supuesta persona o personas.

En un primer momento la policía sospechó de McDonald. Hallaron en su casa una revista que hablaba de Charles Manson y sus recientes asesinatos, vieron que sus heridas no eran, ni con mucho, comparables a las que mataron a su familia y pensaron que, en calidad de médico, él mismo pudo haberse autolesionado.

La sospecha de la policía puso en pié de guerra a los suegros de McDonald. El matrimonio era feliz, esperaban su tercer hijo, y el hombre adoraba a las niñas, lo mismo que ellas a él. Les había comprado un pony para Navidad y la misma tarde de los asesinatos fue con ellas a darle de comer, luego vio un programa de televisión con su hija mayor mientras Colette estaba estudiando en clase... Movieron cielo y tierra para que se retiraran los cargos, increpando al ejército para que buscaran a los auténticos culpables.

La implicación del padrastro de Colette (la esposa muerta) fue intensa. Pidió toda la documentación disponible, revisó el caso una y otra vez, salió en televisión pidiendo ayuda y exigiendo respuestas y hasta se hizo con una transcripción del juicio al que fue sometido su yerno buscando el fallo, buscando la manera de limpiar su nombre aunque para entonces ya se habían retirado los cargos contra él al carecer de pruebas contundentes...Y entonces, poco a poco y con horror, empezó a convencerse de que McDonald había sido el autor del crimen...

La lucha de los padres de Colette volvió pero al revés. Todos sus esfuerzos se hicieron pocos para meter a su yerno en la cárcel, y lo consiguieron diez años después.

El autor del libro (Joe McGinnis) empezó a escribir a petición de McDonald para que lograra demostrar su inocencia, cosa que el segundo siempre sostuvo.

Sus averiguaciones sigueiron el mismo camino que las de los padres de Colette, es decir: partió de la convicción de inocencia y terminó pensando lo contrario...

Tras la publicación del libro McGinnis fue demandado.

McDonalds ha estado en prisión desde 1980 y ahora, recientemente, parece que las muestras de ADN lo exculpan de los hechos, o eso pone en su web... Pero lo que sucedió aquella madrugada de 1970 sigue siendo un misterio que sólo él y, supuestamente los asesinos, conocen.

OPINIÓN:
Puesto que se trata de un hecho real, sólo voy a referirme al estilo conque el autor ha mostrado esa investigación. El texto es muy rico, muy elaborado, con multitud de detalles que permiten al lector opinar por sí mismo y llegar a conclusiones por su cuenta. Las casi 1000 páginas de que consta la obra se hacen cortas... Quizá porque nos enfrentamos a un enigma que todavía está por resolver.



1 comentario:

Jaume dijo...

Bueno, el caso está más que resuelto (en el libro y en los Tribunales), y el asesino sigue en la cárcel. Ësta es la mejor obra de McGuinnis, junto a "Cómo se vende un presidente" y "Never enough", de aparición más reciente.